sábado, 31 de marzo de 2018

El misterio de los mil soles (Fernando Baztán)

Como para esto soy tremendamente despistada, elegí este libro sin darme cuenta en absoluto de que acababa de leer otro del mismo autor.

Y, sí, efectivamente, me he vuelto a encontrar con fray Genaro de la Crus, con fray Macario de Osma y... tachán, tachán, con fray Tomás de Torquemada.

Al igual que en La conjura de los lobos, en esta novela la trama es bastante complicada pero fácil de seguir (lo difícil es contarla).

Van a volver a aparecer las intrigas de los príncipes de la Iglesia. Estamos en 1942 y es el momento en que Giovanni Battista, el papa Inocencio VIII está a punto de morir. Los cardenales anda ahí a ver quién va a hacerse con el Papado... Y nos encontramos a Rodrigo de Borja, que ganó, claro porque fue elegido como Alejandro VI y que luego italianizó su apellido para ser Borgia... ¡Madre mía, Torquemada y Borgia juntos...! ¡Eso sí que produce escalofríos!

En esta novela vamos a tener a varios personajes que acompañan a fray Genaro cuando viaja en la expedición de Colón a buscar las Indias. Veremos a Diego Pérez, pintor de la corte de Murcia, que se había ido a Perugia a aprender técnicas de pintura al óleo y puntos de fuga y se ve metido en un lío descomunal. Y también iremos con Pedro de Candía un soldado fuerte y guapo que se enamora de una dama que le requiere a escondidas sin desenmascararse... cosas de la época...

Aquí vamos a estar muy cerca de los Reyes Católicos y de cómo se enfrentan a la expedición de Colón. Por cierto, no había oído nunca que "... rumores de que Colón es el hijo bastardo de nuestro Papa" Eso sí que me ha sorprendido...

Vamos a ver la sutil batalla entre la reina Isabel y Aldonza Ruis de Ivorra y Alemany, la amante del rey Fernando de ese momento.

He aprendido que "la prohibición de no incluir copas ni botellas de vino en cuadros con motivos religiosos era taxativa" pero Leonardo, que era un genio por miles de cosas y era más listo que el hambre, incluyó "conos de vidrio traslúcido de cristallo de Murano, nunca vistos hasta entonces repartidos por la mesa de los apóstoles"

El viaje de nuestros amigos es de lo más curioso y nos enseña cómo trataros los habitantes de América a los conquistadores y cómo fue el trato que recibieron. Supongo que hubo un poco de todo... También nos cuenta qué pasó durante la travesía y nos narra el famoso episodio del huevo de Colón: "Aquel que consiga sostener de pie sin volcarse un huevo sobre esta mesa, sin ayuda de manos ni objetos, será nombrado capitán de la nave que regresará a Castilla con los armadores". Y ahí estaba fray Genaro ayudando al almirante....

En fin, que todo esto hace que la fe de nuestro amigo se tambalee un poco más de lo que ya lo hacía en la novela anterior. Y más después de conocer a los indígenas y sus dioses y tradiciones.

Muy, muy interesante la novela. Se aprende una barbaridad...

Voy a cerrar con una frase de fray Macario, que yo ya conocía pero que me parece que nos tiene que hacer reflexionar a todos: "Basta con que los hombres buenos no hagan nada, para que el mal triunfe"

No hay comentarios:

Publicar un comentario