domingo, 18 de enero de 2015

Tempus fugit. Ladrones de almas (Javier Ruescas)

Primer libro del año que se tienen que leer mis hijos... Aquí esto, leyéndolo y estudiándolo para comprobar que no copian la reseña del final y que no me lían cuando presentan el trabajo (¡Qué madre tan abnegada soy...!)

Es un libro curioso, la verdad. No me ha disgustado aunque tampoco puedo decir que sea el mejor que he leído últimamente.

Vaya por delante que no se parece en nada de nada pero a mí me ha recordado a ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick (el libro en que se basa la peli Blade runner, peli que no he visto, por cierto). Supongo que es porque uno de los protas principales, Kleid, es un semi androide, digo yo. Pero es verdad que leyéndolo me ha evocado el libro en varias ocasiones.

La idea es que, por supuesto, se ha producido un súper apocalipsis y la tierra se ha destrozado. En realidad, ha sido una inundación y ha quedado muy poco espacio en la tierra. Una empresa, Tempus fugit, ha inventado las cabinas de teletransporte, con lo que no se necesitan carretera. PERO (siempre hay un pero) el gran jefe lo que pretende es robar las esencias de la gente, robarles sus futuros para implantarlos en quienes él considera que merecen tenerlos. Un hombre encantador, sin duda.

Todo se complica un poco más porque, como ya están robando el futuro a demasiados contemporáneos, deciden irse al pasado a robar las esencias de personas cuyos descendientes no han sobrevivido a la inundación. Y, como no podía ser de otra manera, se les cuela un chaval del pasado, Pablo, y aparece en el año 102 después de la inundación.

Y tienen la mala suerte de que se encuentra con una de las pocas personas que no se cree que la empresa está haciendo las cosas razonablemente, Hanna. Entre los dos la lían y consiguen enderezar la situación (al menos un poco)

Los personajes son interesantes pero para mi gusto son un poquillo descafeinados... El mejor, para mi gusto, Shawn, el científico pero solo porque me ha caído bien... Es una decisión absolutamente subjetiva y personal.

Lo mejor del libro es que todos los capítulos comienzan con una cita interesante sobre el tiempo. Son todas muy buenas pero voy a dejar dos, de dos personajes que me encantan, Napoleón y Albert Einsten. Y con las citas voy a terminar porque el libro no me ha dado para más...

"Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo" (Napoleón)

"No pienso nunca en el futuro, porque llega muy pronto" (Albert <einstein)

No hay comentarios:

Publicar un comentario