domingo, 13 de abril de 2014

Amada de los dioses (Javier Negrete)

Este es un libro de la coleccíón Sonrisa Vertical, definida como una Colección de Erótica. En general, he leído bastantes libros de esta colección y ninguno me ha gustado mucho, al menos no lo suficiente para recomendarlo pero... hay que leer de todo...

Cayó en mis manos esta novela, finalista del XXV premio La Sonrisa Vertical (2003) y pensé que era una buena opción, me tenía que dar una nueva oportunidad con esta colección.

Y... uno más que no es para recomendar, ¡qué le vamos a hacer!

Bueno, que el libro no está mal, eso es cierto, pero... no es de los que dices a nadie que lo lea porque le va a gustar, eso no. No es que yo tenga problemas con la novela erótica (como me pasa con la novela de terror). Es más bien que, a pesar de estar entretenido, hay muchas cosas que se escapan.

La protagonista es Nerea, una chavalita a la que raptan unos piratas cuando tiene 12 años y, como cabía esperar, la venden a un burdel. Eso sí, la chiquita es muy guapa y la venden a un sitio con clase (eso que se lleva, la pobre). Importante... nos movemos en la Grecia antigua, muy importante.

Lo que más me llama la atención es que mezcla realidad con mitología. Por ahí no habría problema porque es uno de mis temas favoritos (pero nunca me acuerdo de ningún mito porque tengo una memoria espantosa). Me encanta que incluya algunos mitos griegos en la narración pero no me gusta mucho que ella tenga relación con dioses diferentes en varios momentos de su vida porque, sinceramente, no sé si está soñando o si quieren que pensemos que es real.

Mi marido me decía que es lógico que pase esto porque el libro se llama, de hecho, Amada de los dioses pero a mí se me ocurre que los dioses pueden amarla mucho, cuidarla mucho y estar muy pendiente de ella sin tener relaciones sexuales con ella y dejarla medio muerta después...

Por otro lado, el final del libro tampoco me queda muy claro. No lo voy a contar por si alguien lo lee, pero lo cierto es que no sé muy bien qué pasa ni por qué pasa.

Nerea no me cae mal del todo. Lo cierto es que la criatura aprovecha los dones que le han concedido los dioses, la belleza, y aprende todas las artes de la seducción. A mí se me ocurre que hay mejores maneras de utilizar la belleza pero también es cierto que a la pobre la venden a un burdel y le dejan pocas opciones...

En fin, que el libro a mí no me da para mucho más. Solo decir que sí hay cosas curiosas como de donde viene el nombre de "pitonisas" que, por supuesto, viene de la mitología como tantas otras cosas. No voy a reproducir el mito completo aquí pero tiene que ver con que Pitón era el dueño del oráculo de Delfos y, desde que Apolo le mató, sus sacerdotisas se llaman pitonisas... ¡muy chulo!

La reflexión final tiene que ver con la vanidad y me ha gustado. La hace un imbécil, Critias, uno de los clientes más poderosos de Nerea pero que me cae muy mal. Aun así, me parece que clava el concepto de la vanidad (algo bueno tenía que tener el hombre): "No hay nada más fácil de manejar que un hombre vanidoso: solo hay que soplar para rellenarlo de aire y esperar a que acabe estallando como una vejiga de pez inflada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario